Normal y Natural en la lactancia

Normal y Natural en la lactancia

La Real Academia de la Lengua Española, RAE, define NORMAL como:

  • aquello que se halla en su estado natural,

  • habitual u ordinario

  • que sirve de norma o regla,

  • que se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.

Son ideas muy distintas, y así en la lactancia hemos llegado a aceptar como normales cosas que sí, que son habituales u ordinarias… pero no deberían serlo:

– El dolor
– El pezón rojo
– El goteo de leche por el otro pecho
– El callo de lactancia y el edema de los labios del bebé

Son cosas que se han vuelto, sí, habituales, pero que están muy lejos del estado natural  de la lactancia (pues si en la naturaleza dar el pecho fuera doloroso y molesto para la madre, los  mamíferos se habrían extinguido), y que tampoco sirven de norma o regla, no son ejemplos a seguir, sino problemas que hay que solucionar. Sí que es cierto que esos problemas han aparecido en buena parte por «ajustarse a normas fijadas de antemano», normas afortunadamente ya abandonadas, como la separación del reción nacido tras el parto, los sueros glucosados, el retraso en el inicio de la lactancia, los horarios para dar el pecho (los famosos «diez minutos cada tres horas»). Durante décadas, la mayoría de las madres se han visto incapaces de dar el pecho, y ahora las nuevas madres ya no pueden contar con el consejo y experiencia de las abuelas.

El dolor es un mecanismo fisiológico que muestra que algo no va bien. Es un síntoma de que en esa zona donde se origina hay alguna alteración que genera los mecanismos bioquímicos y sensoriales de este síntoma. El dolor impide las actividades físicas normales y aparte de la incapacidad física, cuando uno tiene un esguince de tobillo, el dolor  nos impide caminar.  Dar de mamar es una acción fundamental para la subsistencia de la especie. Si dar de mamar tuviera que ser doloroso, el dolor seria placentero. Dar de mamar no ha de doler lo mas mínimo. Ni para «hacer callo» como desgraciadamente todavía comentan algunos sanitarios.

La inflamación tiene tres síntomas principales: Dolor, rubor y calor. Cuando en un área del cuerpo que nos molesta más y hay enrojecimiento  cabe pensar que esa zona esta inflamada. El color delos pezones ha de ser similar al de la areola. Si hay una zona más enrojecida significa que ahí está ocurriendo una inflamación  y esta es consecuencia de una presión o roce.  A nadie se le ocurre decir que es normal tener enrojecimiento en la zona de los pies donde nos toca el zapato. En este caso o nos viene pequeño o grande o tenemos una alteración en la piel que genera esa coloración. Cuando los pezones están enrojecidos es un síntoma de que la posición de la lengua o el agarre son anómalos y que hay que buscar solución.

Pezón Enrojecido

La galactorrea: ¿Qué es?. Esto significa salida de leche por el pezón sin estimulo. Es una situación que a las madres lactantes las deja muy tranquilas: Si sale así seguro que tengo leche, no me pasa como a mi madre, la parienta próxima o mi amiga que se quedaron  sin leche, cosa muy frecuente y que quizás también hemos normalizado en el sentido simple de la palabra. La naturaleza que siempre ahorra no creo que se permita la pérdida de un líquido tan fundamental para la subsistencia. Los sanitarios deberíamos saber que cuando se produce esta salida de leche es un síntoma de agarre deficiente o de alguna patología con hiperproducción de prolactina, pero no es una situación natural. Cuandosale la leche del pecho del que no esta mamando se llama Galactorrea contralateral.

Galactorrea, pezón rojo

El callo de lactancia es una anomalía que se aprecia en el labio superior, en el centro de este, el tubérculo labial, que se inflama, cambia de color y en el que aparece una costra en la superficie.  Esta costra va cayendo durante el proceso de lactancia tanto materna como artificial y lo que indica es un roce del labio con presión excesiva. Este callo desaparece al mejorar el agarre del pecho o al biberón.

Callo de lactancia y edema de labio

Un proceso anómalo que damos como normal o al que no damos importancia es el edema de todo el labio tanto superior como inferior. Lo que se ve es un cambio de color en el labio alrededor de toda la boca y con parte interna edematosa (mas hinchada) y externa de la piel normal del labio.

A las madres deberíamos decir que eso no es natural y que, si lo tienen, hay que buscar ayuda. Y a los sanitarios que, si apreciamos esos síntomas, busquemos razones que determinen esa situación. La posición inadecuada al mamar entre todas las causas posibles es sin duda la responsable de estos síntomas con mayor frecuencia.

Recordemos todos que dar de mamar no duele, que el enrojecimiento de alguna parte de la piel es indicador de alteración de esta zona y que ninguna mamífera gotea leche de una de sus  ubres cuando su  cría mama de la otra.

Ante estos síntomas busquemos ayuda y, solucionándolos, disfrutaremos de la lactancia.